Clásicos Colombianos

El desconocido taxi Renault que llegó a Colombia antes del R4 nacional

Renault 10 Taxi Colombia 1967

Extraño para el grueso de los colombianos, el Renault 10 fue el primer taxi de la marca en el país. Llegó mediante canjes agropecuarios con España, en forma discreta pero contundente.

PUBLICRÓNICA No. 72.
Por Camilo Ernesto Hernández Rincón, historiador automotor.
Especial para EL CARRO COLOMBIANO.

Para mediados de los años sesenta del siglo pasado, el Renault 8 era el sedán mediano y familiar de la marca. Aquel auto, de trazos rectilíneos y concepción “todo atrás” (motor y tracción), era una evolución del viejo Dauphine. Sobre esa base nació en 1965 el Renault 10, un derivado que buscaba ser más sobrio, elegante y aún más familiar que el R8. Era más alargado en su frontal y trasera, e incluso, más ancho.

El prestigio del R8 ya alcanzaba la deportividad, y permitió a la “Regie” tentar mercados de exportación como Estados Unidos. Fue el último Renault en continuar con el esquema de motor y tracción traseros, cuando la gran decisión empresarial fue concentrar toda la mecánica en el frente.

Ello se aplicó desde la furgoneta Estafette de 1959, pero el Renault 4 lo impuso como sello empresarial, elevando el concepto a la alta gama con el Renault 16, que se lanzó al tiempo que el Renault 10. Por tal razón, nuestro protagonista quedó en medio de todos los fenómenos, pero sin gozar del protagonismo de los demás.

Renault 10 Taxi Colombia 1967
Renault 10 Taxi en la película colombiana “Aura o las Violetas” (1974). Fotograma.

.

Renault 10: pocos lo recuerdan en Colombia

Para los colombianos el Renault 10 es una sorpresa. No formó parte de la producción de Sofasa, que aún no existía, pero lo tuvimos en nuestras calles.

Las mayores evidencias de ello reposan en, al menos, dos ejemplares recuperados como carros antigüos. Uno de ellos con placas azules, en el seno del Club Renault Clásicos Colombia.

También existen en fotografías dispersas y una aparición incidental en la película colombiana “Aura o las violetas” (1974), misma que se usó para promover al Dodge 1500, a su vez dirigida por el mismo realizador de “El Taxista Millonario”, Gustavo Nieto Roa.

Esta aparición, que llamó la atención de los aficionados, consiste en un taxi estacionado en el antigüo aeropuerto Gómez Niño de Bucaramanga. Pero su evidencia publicitaria reposa en al menos tres anuncios divulgados a través de El TiempoVanguardia Liberal, este último también de la capital santandereana.

Renault 10 Taxi Colombia 1967

Intercambiado por café

Sin embargo, es necesario ponerlo en contexto antes de ahondar en su publicidad. Las importaciones de autos estaban restringidas y el gobierno ya intervenía en la actividad automotriz, incentivando el comercio de vehículos de trabajo a costa de restringir los particulares para pasajeros.

La condición agropecuaria nacional fue pie para el intercambio de café, plátano y otros productos por maquinaria y automóviles, haciendo que Colombia conociera así carros provenientes de la Europa socialista oriental y de España. Justamente, de aquel país vinieron múltiples modelos, de los cuales reconocemos al primigenio chasis carrozable del R4.

Aunque hay evidencias de Renault 10 particulares en Colombia, lo cierto es que la firma responsable de la marca en ese momento, Auto Andes, recibió al menos 200 unidades en pintura gris con techo ajedrezado negro. Ese color, por primera vez en la historia colombiana del taxi, se adoptó por norma para identificar a la modalidad.

Medios españoles como la revista Velocidad anunciaron el hecho en el verano de 1967, pero lo cierto es que el auto ya se promocionaba en Colombia a comienzos de ese año. En España, pasó a la historia como “El Compacto de Lujo”, precisamente por su eslogan publicitario.

Renault 10 Taxi Colombia 1967

Publicidad para el taxi Renault

El anuncio divulgado en El Tiempo el 23 de enero de 1967, además de su efectividad, debe analizarse como una lectura entre líneas de la historia misma de Renault en Colombia.

En la parte superior, un recuadro cuadrado de esquinas curvas, enmarcado en cuadros, recuerda la grafía ajedrezada de los taxis. Además, contiene al modelo en mención, al que se le dibujó el ajedrezado mismo, así como el aviso luminoso de techo.

Además, aparece la imagen corporativa de la marca con un listado mínimo de adjetivos favorables, bajo el titular que reza: “Compre un taxi probado en el mundo entero”. Algo cuestionable pues, en realidad, hay muy pocas evidencias del Renault 10 como taxi a nivel mundial en búsquedas cuidadosas.

El marco del cuadro se interrumpe en su parte superior por una entradilla que aconseja “No ensaye marcas desconocidas”. Alusión directa a la competencia, encabezada por marcas que apenas llegaban al mercado como GAZ Volga, Warzsawa, Skoda y hasta la misma Checker.

Renault 10 Taxi Colombia 1967

La información textual continúa debajo. En una sola columna central, pero con bloques de texto diferenciables, se lee la descripción técnica de ventajas cerrando con la frase en mayúsculas “EQUIPO ESPECIALMENTE REFORZADO PARA TAXI”. Otra curiosidad adicional recae en el hecho de ser el único taxi del mercado con motor trasero, primero de esta especie en Colombia antes del Simca Mil, y de ser también el primero con frenos de disco.

Párrafo seguido explica las ventajas de su adquisición, centradas en el prestigio del concesionario (Auto Andes), la disponibilidad de repuestos y la presencia internacional de Renault. Esta incluía a España y a un puñado de países latinoamericanos donde tenía plantas de ensamble, del que Colombia formaría parte en el futuro.

Este dato es diciente. Para 1967, ya se habían iniciado conversaciones para instalar una tercera planta de ensamble en Colombia. Se había convocado a más de una veintena de marcas, pero Renault se quedó con ese cupo. Se sabe que Land Rover también usó en su publicidad una frase similar de anticipación a una fase de producción nacional que no se dio, pero el caso del R10 si anticipó una industria que derivó en Sofasa.

Posteriormente, su imagen se utilizó para indicar que aquel modelo formaría parte de la gama nacional. Ello no tuvo lugar, como lo demostró la historia.

Renault Auto Andes Colombia 1966

Renault 10 Colombia 1966

Anuncios previos

Hay otros dos anuncios que muestran al Renault 10, y aparecieron un año antes. Uno de ellos apareció en mayo de 1966, también en El Tiempo, cuando Auto Andes se anunció como representante de Renault y Alfa Romeo. Cabe recordar que, en esa época, ambas marcas tenían acuerdos de colaboración en Europa.

Allí se mostraba la gama de vehículos que ofrecía la compañía, realzando al vehículo en imagen central. Lo insólito, es que abajo aparece una ilustración del catálogo francés original del Renault 4, cuando nadie lo conocía ni sospechaba del papel que tendría en Colombia.

Un segundo anuncio, mucho más discreto, se divulgó el 28 de junio de 1966 en el diario Vanguardia Liberal. Muestra una foto del R10 en vista trasera, invitando a una demostración en el concesionario Auto Andes de Bucaramanga. Gracias a este aviso conocemos el precio de venta del que, se supone, en su versión particular: $73.000 contra $34.950 del R4, que no se exhibe, pero se deduce que es el chasis español.

Renault 10 Taxi Colombia 1967

Renault 10: el eslabón perdido

Se consideraba un buen vehículo, sobre todo en la España que lo adoptaría para su Guardia Civil de Tráfico. Sin embargo, sus aspiraciones más discretas y la consagración de Renault en la mecánica frontal total, lo opacaron en el mercado internacional.

Analizado con mucho cuidado, el Renault 10 es el “eslabón perdido” en la gama de medianos de la marca. Quedó entre la tradición del carro familiar intermedio y con baúl que inició el Dauphine en los años cincuenta, y el heredero de ambos que tuvo éxito mundial en los años setenta, ya con tracción delantera y ampliamente conocido: el Renault 12.

Vea más de la serie PUBLICRÓNICAS, aquí.


CRÉDITOS:

  • Textos e investigación: Camilo Ernesto Hernández Rincón.
  • Fotografías: Archivo EL CARRO COLOMBIANO, Tomatico Studios.
  • Edición de texto, reconstrucción digital de imágenes y Dirección General: Óscar Julián Restrepo Mantilla.

PUBLICIDAD

Óscar Julián Restrepo Mantilla
Administrador de Empresas y Publicista bumangués. Fundador, Director y Gerente General de la Revista Virtual El Carro Colombiano.