Industria

China amenaza con represalias a grandes fabricantes estadounidenses por aranceles

GM Factory Zero

El ascenso de los fabricantes de carros chinos pone en riesgo a gigantes internacionales. La feroz competencia y las crecientes tensiones comerciales están redefiniendo el mercado.

El mercado automotriz chino, vital con más de 22 millones de carros vendidos anualmente, enfrenta una sorpresa: la presión sobre las importaciones debido al auge de la competencia local. La participación de mercado de General Motors (GM) en China cayó dramáticamente del 15% en 2015 al 8.6% en 2023, reflejando la intensificación de esta competencia.

Según el informe anual Car Wars de Bank of America Securities, la meteórica subida de fabricantes como BYD, Geely y SAIC está reconfigurando el mercado. La marca de vehículos eléctricos Aiways incluso ha decidido abandonar China para enfocarse en Europa.

Entre tanto, GM experimentó una caída del 78.5% en sus ganancias chinas desde un pico en 2014 hasta el año pasado, según CNBC. John Murphy, analista de Bank of America Securities, sugiere que los “tres grandes” de Detroit deberían enfocarse en hacer rentables sus vehículos eléctricos mientras mantienen sus modelos tradicionales de combustibles fósiles.

Carros eléctricos de General Motors, General Motors Mexico, Fabricas de General Motors, General Motors plantas de carros eléctricos, Buick carros eléctricos, Cadillac carros eléctricos, Chevrolet Carros eléctricos, GMC Carros eléctricos, Chevrolet EUV fabrica, Cadillac Lyriq fabrica, GMC Hummer EV fabrica
Planta de Orion Township, Estados Unidos.

Ajustes estratégicos

Murphy compara esta estrategia con la venta de marcas europeas de GM en 2017. A diferencia de Tesla, que ha logrado reducir sus costos de componentes, los fabricantes de Detroit aún enfrentan un delta de costo de componentes de US$17.000 en comparación, según Automotive News.

Así las cosas, GM busca centrarse en modelos premium y de lujo en China. Ford, que ha sido rentable en este mercado, planea expandir su negocio de exportación con éxitos como el Mustang, el Bronco y la F-150. Stellantis, aunque ha dejado de fabricar Jeeps en China, invirtió recientemente en Leapmotor y formó una empresa conjunta para vender productos a nivel internacional.

Murphy destaca la necesidad de adaptarse rápidamente.“Los tres de Detroit estarían mejor trabajando en formas de hacer que sus vehículos eléctricos sean rentables”. El escenario automotriz en China refleja una lucha titánica entre los gigantes internacionales y la emergente competencia local.

Los fabricantes estadounidenses deben innovar y adaptarse si quieren sobrevivir en este mercado dinámico. La estrategia de GM, Ford y Stellantis de diversificar y centrarse en nichos específicos puede ser su boleto para mantenerse relevantes en el juego global.

LE PUEDE INTERESAR: Canadá se sumaría a EE.UU. y Europa para poner aranceles a carros eléctricos chinos.


Paola Reyes Bohórquez. Con información de Motor Pasión y Agencias internacionales.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD