Terms & Conditions

We have Recently updated our Terms and Conditions. Please read and accept the terms and conditions in order to access the site

Current Version: 1

Privacy Policy

We have Recently updated our Privacy Policy. Please read and accept the Privacy Policy in order to access the site

Current Version: 1

Clásicos Colombianos

Chevrolet LUV, la pick-up pionera que por años ostentó «la fuerza de un líder»

Chevrolet LUV 4X4 1984

La primera pick-up compacta y a la vez, el primer vehículo de origen japonés armado en Colombia, fue la Chevrolet LUV. Tuvo tanto éxito, que su liderazgo fue protagonista en la publicidad.

PUBLICRÓNICA No. 68.
Por Camilo Ernesto Hernández Rincón, historiador automotor.
Especial para EL CARRO COLOMBIANO.

PUBLICIDAD

«LUV» es la sigla de Light Utility Vehicle, o en español, Vehículo Utilitario Liviano. GM decidió bautizar con ese nombre y bajo el corbatín de Chevrolet, a la pick-up compacta que producía desde 1972 su aliada japonesa: la Isuzu Faster. El concepto de camionetas con platón de carga en formato pequeño, fue otro de los productos con que Japón se introdujo astutamente en Estados Unidos.
.
Justamente allí fue donde se inventó esa tipología automotriz hace más de un siglo, pensando en sus grandes extensiones agropecuarias. Esa revolución la dieron ellos mismos con la Ford F-Series en la posguerra, y luego Chevrolet con la C10. Pero era mejor cobijar en forma inteligente el mercado con el apoyo de Isuzu jugando de local, para responder a Toyota y Datsun.

Chevrolet LUV - Isuzu KB 1980

En Colombia, las grandes camionetas estadounidenses tenían única representación en la Dodge D100 de Colmotores. Para 1979, se abrieron las importaciones y la industria nipona sorprendió al mercado con sus pick-ups compactas para una tonelada: Toyota Hilux, Nissan Junior, Mitsubishi L200, Mazda B1600 o su ‘gemela’ la Ford Courier, y hasta la koreana Kia Master.
.
La desconocida Isuzu también entró a la competencia gracias a Continautos de Bogotá, resaltando el respaldo de GM en su discreta publicidad de prensa. Incluso, llegó a surtir al Ministerio de Obras Públicas y Transporte con sus Faster KB amarillas. Esa primera generación también llegó importada como Chevrolet LUV, con opción de doble cabina.

Chevrolet LUV 1981

PUBLICIDAD

Chevrolet LUV 1981

Chevrolet LUV, primer carro japonés hecho en Colombia

Pero mientras la Isuzu KB aparecía con timidez, Colmotores vivía el cambio de Dodge a Chevrolet. En 1981 presentó su primer portafolio, solo con vehículos de trabajo: el camión C30, el bus B60 y la gran pick-up Silverado. Lo que nadie sospechaba, era la revolución que venía con la Isuzu KB de segunda generación, de diseño mucho más limpio.

Aún se importaban vehículos a Colombia, y su estreno la proponía como una nueva opción de comprobado suceso al alcance de más clientes. A falta de automóviles, y a medio camino entre ellos y los utilitarios, nació la Chevrolet LUV colombiana en noviembre de ese año.

No solo fue el primer vehículo de su tipo en el ensamblaje nacional sino, además, el primero de origen japonés en la industria colombiana. Salió antes que el esperado Chevette, haciendo más amable a la «nueva» marca ante un mercado impaciente. Hasta se dio el lujo de adelantar, en parte, la estética publicitaria del citado automóvil.

Chevrolet LUV 1984

Chevrolet LUV 4X4 1984

Anuncios impactantes de página completa o fraccionada en prensa se tomaron los medios impresos, con fuentes sólidas pero ágiles. El dibujo era representativo del diseño gráfico de la época: ilustraciones en pluma y tinta, y sombras con tramas punteadas tipo Letraset, mostraron a Colombia las diferentes posibilidades de uso o carrocería que la LUV podía llevar.

Incluso, un casi olvidado comercial de televisión ayudó a imponer el concepto. Diferentes escenas con personajes distintos y sonrientes que cantan la marca, demuestran sus ventajas. En una de ellas, su platón recibe una gran caja de madera con un aviso de «1 tonelada» en screen.

En otra, una LUV que carga manzanas llega donde un alegre afroamericano vestido de portero, muy parecido a Louis Armstrong. Este toma una manzana y canta la marca con el mismo tono de voz carrasposa del célebre jazzista.

Chevrolet LUV 1988

PUBLICIDAD

Chevrolet LUV 1988

«La fuerza de un líder»

A lo largo de los años ochenta, Chevrolet LUV se haría dueña y señora del mercado al desaparecer las importaciones y pese a la única competencia, que llegó en 1983: Mazda B1600, luego B2000, armada en C.C.A. Además, le restó mercado a la Silverado, confirmándose como la solución de una necesidad que Colombia no se había planteado realmente, y se fortaleció aún más con su versión 4×4.

El frontal fue cambiando a diferentes parrillas con luces rectangulares, y la publicidad luego albergó fotografía profesional en sus ambientes específicos y con sus carrocerías adecuadas a cada caso.
.
Hacia 1988, cuando su éxito no admitía discusiones, apareció la campaña «La Fuerza de un Líder» que también gozó de un contundente comercial narrado por Rafael Jiménez Pumarejo.

En él, diferentes ejemplares de la camioneta en colores y carrocerías muy bien diferenciadas, que incluyeron ambulancia, patrulla policial y hasta Station Wagon familiar, se van uniendo hasta formar un número uno que se observa desde el aire.

PUBLICIDAD

Evolución posterior

Un año más tarde, en 1989, llegó la tercera generación de Isuzu Faster, conocida en Japón como TF y aquí como Chevrolet LUV 2300.
.
Más robusta en todos los aspectos, y poco después con opción de cabina doble, ya formaría parte de otra etapa que evolucionaría a la D-Max, manteniendo el liderato casi hasta su salida del mercado nacional, en 2019. Luego, su lugar en nuestro país lo tomaría la actual Chevrolet Colorado producida en Brasil.

Chevrolet LUV no fue solo un fenómeno en Colombia, que le ganó incluso a Mazda en origen industrial (la actual D-Max en cambio es la Mazda BT-50), sino que Chile y Ecuador se beneficiaron también de esta pionera nipona. Este vehículo le disputó su lugar a la gran camioneta de granja norteamericana, en beneficio de la eficiencia y economía globales.

Vea más de la serie PUBLICRÓNICAS, aquí.


CRÉDITOS:

  • Textos e investigación: Camilo Ernesto Hernández Rincón.
  • Fuentes: Archivo EL CARRO COLOMBIANO.
  • Edición de texto, reconstrucción digital de imágenes y Dirección General: Óscar Julián Restrepo Mantilla.
Óscar Julián Restrepo Mantilla
Administrador de Empresas y Publicista bumangués. Fundador, Director y Gerente General de la Revista Virtual El Carro Colombiano.