Industria

La NASA le apuesta a carga rápida para autos eléctricos: sólo 5 minutos

Lo de la NASA no se limita solo a lo espacial, la nueva apuesta es por tecnología en tierra para cargas ultrarrápidas de autos eléctricos.

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio mejor conocida como la NASA, ha estado avanzado en ambiciosos proyectos en tierra. Sin embargo esta tecnología no se desliga de la Estación Espacial Internacional, pues justo ese fue el punto de partida para la investigación.

Es así que un grupo de investigadores encontraron en la tecnología de la NASA la oportunidad de explorar la carga rápida en autos eléctricos. Hablamos de una técnica de enfriamiento aplicada a los sistemas eléctricos espaciales para mantener las temperaturas a punto. 

Entonces, al estar regulado el calor en estos sistemas, se comprobó que la corriente se puede optimizar hasta cinco veces más frente a la de otros cargadores. Lo que explica que a mayor temperatura crecerá la probabilidad de que los sistemas se sobrecalienten, por lo que la NASA tiene la solución.

‘Ebullición de flujo subenfriado’

Este sistema es algo complejo por las funciones que cumple, pero bastante ingenioso y de utilidad para altas descargas de energía. De acuerdo a la información entregada por la NASA, el resultado es el trasporte de altas cargas con un flujo de electricidad mas rápido, minimizando el riesgo de sobrecalentarse.

Inicialmente fue pensado para y se aplicó a “sistemas de energía de fisión nuclear para misiones a la Luna, Marte y más allá”, buscando un nuevo rumbo. Ese camino se direccionó a la carga de autos eléctricos, en donde el equipo de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Purdue tiene participación.

Tomando como base la tecnología de la NASA, y con un desarrollo compartido, la universidad desarrolló el Experimento de Condensación y Ebullición de Flujo (FBCE). De este lograron medir el flujo de fluido y transmisión de calor en el entorno en la Estación Espacial Internacional.

La NASA precisó que “la aplicación de esta nueva tecnología dio lugar a una reducción sin precedentes del tiempo necesario para cargar un vehículo”.

El resultado es que el cable de carga refrigerado puede proporcionar hasta 2.400 amperios, por encima de los 1.400 de la media necesarios para reducir los tiempos de carga de un auto eléctrico.

LEA TAMBIÉN: La próxima generación de frenos para autos se reforzará con tecnología de la NASA.


Maria Alejandra Villamizar Sarmiento.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD