Autos del Mundo

Parece un pequeño Ferrari F40, pero en realidad es un Mazda “raro” y transformado

Ferrari F40 por liberty walk

El equipo de Liberty Walk llevó al Salón del Automóvil de Tokio un Mazda Autozam AZ-1, pero convertido en un exótico Ferrari F40.

Por allá en 1992, salió a la luz un deportivo caro, exclusivo y apasionante denominado Mazda Autozam AZ-1, que fue creado por una submarca de la firma japonesa. Destacó por sus puertas estilo ‘alas de gaviota’, motor desarrollado por Suzuki y auténtico estilo.

Ahora, varios años más tarde, el icónico Mazda Autozam AZ-1 ha sido transformado en un éxito Ferrari F40 por parte del equipo de Liberty Walk. El modelo apareció en el Salón del Automóvil de Tokio y como era de esperarse, se llevó todas las miradas.

Aunque cualquier pensaría que convertir en un Ferrari a un modelo que no es Ferrari no daría buenos resultados, este equipo logró cambiar ese concepto. Pues, este modelo presume de dimensiones pequeñas, pero con detalles agresivos y muy característicos del auto italiano.

Ferrari F40 por liberty walk

Ferrari F40 por liberty walk

Mazda Autozam AZ-1, pero en forma de Ferrari F40

Entrando en detalle, el modelo luce un parachoques con ópticas redondas y un paso de rueda más musculoso, junto con un prominente alerón muy al estilo Ferrari. Súmele tres tubos de escape en posición central y obviamente, se mantuvieron las puertas estilo ‘alas de gaviota’.

A nivel interno, la pequeña ‘bestia’ presume de unos baquets tapizados en tela roja y firmados por Sparco, así como un nuevo volante. Sin embargo, cabe resaltar el impecable y auténtico kit estético, que lo hace lucir como un Ferrari F40 a escala.

Bajo su capó no se realizó ningún tipo de modificación, es decir, mantiene el motor turbo en posición central de tres cilindros y 657cm3. Además, sigue alcanzando los 64 caballos de potencia que son administrados a través de una caja manual.

Ferrari F40 por liberty walk

LE PUEDE INTERESAR: Mazda y Toyota ahora compartirán mucho más que fábricas; ¿Más unidos que nunca?


Sandy García Tarazona.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD