Industria

Conductores de carros eléctricos en New York luchan por cargar sus vehículos

Tesla supercagadores Europa

Nueva York está experimentando un auge en la adopción de carros eléctricos, pero la infraestructura de recarga no es la suficiente.

Con el aumento de conductores de carros eléctricos en Nueva York, la demanda de puntos de carga sigue en aumento. Según el Departamento de Energía de Estados Unidos, actualmente hay unos 2.200 enchufes públicos en toda la ciudad, lo que representa solo el 10% de los 40.000 previstos para el año 2030.

La falta de puntos de carga ha provocado que los conductores enfrenten problemas como equipos dañados o puntos bloqueados con cierta frecuencia. Datos revelan una tasa de utilización del 72% en los cargadores de nivel II y un 20% de bloqueo provocado por carros de gasolina en los últimos 18 meses.

“La gente tiene que saber que está perjudicando a personas reales cuando bloquea un cargador”, aseguró Stephanie Doba, residente de Brooklyn a Bloomberg. “Es como si aparcaras tu carro en un surtidor de gasolina y te fueras andando”.

Carros eléctricos Europa

Adopción de carros eléctricos

La ciudad de Nueva York se ha propuesto reducir las emisiones vehiculares para llegar a cero emisiones netas en 2050, con la meta de que los autos eléctricos representen el 20% de las nuevas matriculas para el 2030.

Aunque se han realizado esfuerzos para instalar más puntos de carga en las aceras, incluyendo un programa piloto con empresas como FLO Inc. y Tesla, las limitaciones en la red eléctrica, los requisitos de la comunidad y los usos municipales del espacio en las aceras han obstaculizado el proceso.

Los residentes como Sal Cameli han tenido que buscar soluciones creativas para cargar sus vehículos eléctricos, como instalar cables desde sus viviendas hasta la calle. A pesar de los desafíos, empresas como EVgo y FLO han trabajado para instalar más cargadores y mejorar la infraestructura de recarga en la ciudad.

Es de anotar que, Nueva York está trabajando para ampliar su red de recarga de VE, con planes para instalar 40.000 enchufes de nivel II y 6.000 cargadores rápidos para el año 2030. Sin embargo, este proceso es lento y costoso, y es posible que no sea suficiente para satisfacer la creciente demanda.

En conclusión, el aumento de la conciencia sobre el cambio climático y la necesidad de transitar hacia vehículos más sostenibles es fundamental. A pesar de los desafíos actuales, se espera que la implementación de más puntos de carga beneficie a los conductores de vehículos eléctricos y contribuya a la reducción de emisiones en la ciudad de Nueva York.


Paola Reyes Bohórquez. Con información de Bloomberg.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD