Industria

China responderá a Europa por la elevación de aranceles para sus carros eléctricos

BYD Yuan Plus Atto 3

El anuncio de la UE de elevar impuestos a los carros eléctricos chinos ha desatado una ola de reacciones en el sector automotor. La medida promete cambiar las reglas del juego en el mercado europeo.

La Comisión Europea ha decidido aumentar aranceles a los carros eléctricos fabricados en China, una medida que entrará en vigor el próximo 4 de julio. Esta iniciativa, que sigue el ejemplo de las políticas estadounidenses, ha generado una variedad de reacciones en la industria automotriz.

En el último año, China ha duplicado su cuota de mercado en la Unión Europea, vendiendo 10.000 millones de euros en autos eléctricos y alcanzando un 8% del mercado. Los nuevos impuestos de la UE varían según el fabricante: 17,4% para BYD, 20% para Geely, y hasta 38,1% para SAIC.

Así las cosas, aquellos fabricantes que cooperaron durante la investigación comunitaria enfrentan un gravamen del 21%, mientras que los que no colaboraron llegarán al máximo del 38,1%.

Alianza Japón contra China por carros eléctricos

Así reacciona el sector

Hay que decir que la asociación ecologista europeaTransporte y Medio Ambiente (T&E)  ha recibido con satisfacción la imposición de aranceles, pero insta a la UE a implementar una política industrial más amplia.

Julia Poliscanova, directora senior de T&E, comentó: “los aranceles son bienvenidos, pero Europa necesita una política industrial fuerte para acelerar la electrificación y relocalizar la fabricación”.  T&E propone usar los ingresos de los impuestos para fortalecer la cadena de suministro de baterías a través del Fondo de Innovación de la UE y establecer criterios de sostenibilidad sólidos.

Y es que, las grupos empresariales de fabricantes europeos, incluida la española Anfac, defienden un “libre comercio” justo. José López-Tafall, director general de Anfac, declaró que es esencial mantener la libre competencia siempre que se respeten las normativas internacionales.

Además, enfatizó la necesidad de una política industrial europea que incentive la producción de vehículos eléctricos en Europa y atraiga inversiones.

Carros eléctricos chinos

Respuesta de China

Por su parte, el Gobierno chino ha calificado la medida de la UE como un “caso típico de proteccionismo”. Lin Jian, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, declaró que el país asiático tomará las medidas necesarias para proteger sus intereses y criticó a la UE por no cumplir su compromiso de apoyar el libre comercio.

Entre tanto, Pekín podría imponer aranceles adicionales de hasta el 25% a los automóviles europeos, afectando principalmente a marcas como Mercedes-Benz y BMW. Es de anotar que esta medida de la UE sigue a la reciente decisión de Turquía de aumentar los aranceles a los carros eléctricos chinos en un 40% y la inminente subida de aranceles en EE.UU., que aumentará del 25% al 100% a partir del 1 de agosto.

Estas acciones conjuntas muestran una tendencia global hacia la protección de las industrias locales frente a la competencia china. Así las cosas, el incremento de impuestos a los carros eléctricos chinos es una medida controvertida pero necesaria para proteger la industria automotriz europea.

Si bien es un paso en la dirección correcta, la UE debe seguir avanzando en una política industrial más amplia que no solo imponga aranceles, sino que también fomente la producción local sostenible y la innovación en tecnología de vehículos eléctricos.

LE PUEDE INTERESAR: Europa aumentó aranceles a carros eléctricos chinos: la batalla apenas comienza.


Paola Reyes Bohórquez. Con información de Híbridos & Eléctricos. 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD