Seguridad en carros económicos: ¿Cielo sin estrellas?

0

Aún cuando la inclusión de los elementos básicos de seguridad es una necesidad en los vehículos de hoy y hay normatividad gubernamental al respecto, algunos fabricantes siguen haciendo lobby para dilatar la entrada en vigencia de dichas normas y seguir vendiendo carros “inseguros”.

PUBLICIDAD

Muchas marcas de automóviles suelen acudir a las valoraciones de seguridad de organismos internacionales para promocionar en el comercio sus respectivos modelos, los más populares inclusive. Basta dar un vistazo a la publicidad de reconocidas marcas en muchos mercados para darse cuenta de que la seguridad es un sólido argumento de venta, y por más hábil que sea esa práctica, finalmente beneficia al consumidor final y a todos los actores que intervienen en la circulación.

Comprar automóviles mejor equipados contribuye necesariamente a tener mejores condiciones de vida, reduce considerablemente la posibilidad de accidentes viales y aminora sus consecuencias. Incluso, ahorra enormes recursos a países y aseguradoras, que ante autos más seguros deben destinar menos presupuesto a atender casos que en otro escenario podrían ser más graves.

Visto así, se podría decir que las “estrellas” con las que se califica la seguridad de los vehículos no sólo venden, sino que salvan vidas y ahorran gastos. Ganan las marcas, ganan los usuarios, ganan los gobiernos y las aseguradoras.

Seguridad en carros económicos

Seguridad costosa

El panorama para los usuarios y compradores de automóviles populares en Colombia es preocupante. A inicios de 2015 se produjo cierto revuelo tras conocerse que para acceder a un automóvil relativamente seguro en ese momento, el consumidor colombiano debía pagar un monto mayor a los 30 millones de pesos, y en el caso de una SUV debe desembolsar más de 60 millones de pesos.

Dichos datos fueron resultado del estudio de seguridad realizado de manera conjunta por Cesvi Colombia y Fasecolda en desarrollo de la entrega de los Premios Vía de aquel año, los cuales anualmente reconocen a los modelos que se destacan por sus costos de mantenimiento, seguridad básica y servicio posventa.

Es así, mediante esos estudios, que se viene a descubrir que esas mismas marcas que en otros mercados venden seguridad, robustez y una constelación de estrellas por cada modelo ya no mencionan clasificaciones de seguridad, premios de organismos internacionales, datos de reducción de la siniestralidad o cualquier otra característica de seguridad novedosa cuando de comercializar sus vehículos en el país se trata.

Lea también: 4 lecciones de seguridad vial que dejó la muerte de Martín Elías

Seguridad en carros económicos

Unos por otros

Se promocionan entonces detalles como un juego de rines de lujo, algún aplique de pintura o cromado por aquí y por allá, un mayor despeje respecto del suelo, cierto tipo de equipo de sonido, algún juego de accesorios plásticos o bordados en la tapicería y hasta la posibilidad de obtener la matrícula gratis. Mejor dicho, aún es común que algunos fabricantes ganen clientes a cambio de adornos y es ahí cuando de repente la noche se nubla: ya no hay estrellas.

PUBLICIDAD

A pesar de existir la Resolución 3752 del 6 de octubre de 2015 que obliga a los fabricantes y distribuidores a incluir en los vehículos elementos mínimos de seguridad como dos airbags frontales, frenos ABS y cinturones de seguridad en todos los asientos, su entrada en vigencia se ha aplazado a causa del lobby que aún hacen algunas marcas, anteponiendo el negocio a la cantidad de vidas de quienes ocupen sus vehículos.

Pero las marcas no incurren en estas prácticas porque sí. Estudios como los adelantados por Fasecolda y Cesvi Colombia muestran no sólo la falta de preocupación de algunos fabricantes por incluir elementos básicos de seguridad en sus vehículos, sino algo mucho más grave: la falta de preocupación de los gobernantes por la vida e integridad de las personas que a diario pueblan las carreteras del país.

Como consecuencia de ambas problemáticas surge una aún más generalizada: el desconocimiento del consumidor final quien, muchas veces por suplir una necesidad o un deseo, comprará lo que bien pueda dentro de su presupuesto así sea una compra que pueda costarle la vida.

Lea también: Más plazo para venta de carros nuevos sin airbags ni ABS, ahora hasta diciembre de 2017

Seguridad en carros económicos

Solución conjunta

Para romper ese ciclo mortal se necesita que intervengan todos los actores que tienen influencia en el sector automotor.

Por una parte, el estamento gubernamental podría, aparte de promover la implantación obligatoria de elementos de seguridad a través de la ya citada Resolución, establecer deducciones tributarias en proporción al equipamiento de seguridad que monte un vehículo, de modo que los fabricantes no se escuden en razones de costos.

Por otro lado, los fabricantes deben incluir equipamiento de seguridad que ya es de norma en otros países en sus modelos populares sin costo adicional. Y por el lado más vulnerable pero más importante de la ecuación, los consumidores se harían un enorme favor si se informaran más sobre el vehículo que van a comprar, y decidieran sacrificar un equipo de audio o unos rines de lujo en favor de la implementación de mejores sistemas de seguridad activa y pasiva.

Con la acción conjunta de gobiernos, fabricantes y consumidores, el segmento popular de los automóviles en el ámbito nacional podría verse beneficiado. Con una saludable dosis de “estrellas” en materia de seguridad se reducirá la accidentalidad, y de paso habrá una pléyade de estrellas que tenderá a desaparecer: la de estrellas negras.

Que la muerte deje de campear en nuestras carreteras es solo cuestión de voluntad. Mientras se siga poniendo por delante el negocio, se seguirá viendo con gran vergüenza que la vida del colombiano promedio sólo cobra relevancia para los fabricantes por encima de los 30 millones de pesos.

Seguridad en carros económicos

PUBLICIDAD


Editorial: Juan Sebastián Camacho Guevara.
Actualización y revisión: Óscar Julián Restrepo Mantilla, abril 18 de 2017.

¿Tiene algo que decir? Éste es su espacio:

PUBLICIDAD

Share.

Comments are closed.