Industria

Tesla, demandada por presunta invasión de privacidad desde las cámaras de sus carros

La demanda se da por invadir la privacidad de algunos clientes de Tesla. Al parecer, algunos extrabajadores compartieron imágenes íntimas de los usuarios que se tomaron en los carros.

En una nueva polémica se encuentra el fabricante de autos eléctricos Tesla. De acuerdo con algunos exempleados de la compañía, entre 2019 y 2022, algunos trabajadores compartieron imágenes sensibles tomadas por las cámaras que vienen instaladas en los vehículos.

Y es que los carros de Tesla cuenta con diferentes sensores, los cuales incluyen cámaras que se utilizan para guiar las herramientas de ayuda a la conducción y seguridad del vehículo.

En este sentido, Henry Yeh, propietario de un Model Y, y quien presentó el recurso, aseguró que los empleados accedieron a diferentes imágenes. Sin embargo, el propósito de estas no era ofrecer servicios o mejorar los sistemas de conducción de los vehículos, sino para otros fines.

La demanda

De acuerdo con Reuters, desde 2016, el fabricante emplea a un gran número de personas para etiquetar imágenes. El propósito de esto es contribuir a que los autos reconozcan peatones, señales, puertas de garaje y otros elementos que pueden encontrarse cuando están en movimiento.

En tal sentido, los sistemas de inteligencia artificial pueden empezar a realizar tareas automatizadas. De ahí que los etiquetadores accedan a videos tomados por los carros. No obstante, todo indica que los trabajadores no respetaron la privacidad de los usuarios.

Así las cosas, la mayoría de las imágenes que se compartieron terminaban convertidas en memes para los trabajadores. Mientras que otras eran en situaciones bastante explicitas. Un ejemplo de ello es que una de las grabaciones contiene imágenes donde un hombre se acerca desnudo al vehículo.

De igual modo, los empleados también habrían compartido en sus grupos un accidente que sucedió en 2021. En este se podía ver cómo el carro, que iba a gran velocidad, atropellaba un niño que iba en bicicleta. Este video se difundió en una oficina de Tesla, ubicada en San Mateo, California, por medio de chats privados.

De este modo, los demandantes acusan a Tesla de invasión a la vida privada, incumplimiento de la legislación sobre el derecho de los consumidores, ruptura de contrato y negligencia. Por tanto, exigen una indemnización.

LEA TAMBIÉN: Tesla siguió liderando ventas de autos eléctricos en primer trimestre de 2023.


Paola Reyes Bohórquez. Fuente: Excelsior. 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD