Historia de los Mazda Colombianos: Memoria de un reto japonés

0

Un viaje a través de 30 años durante los cuales Mazda produjo varios de sus modelos en Colombia, estableciéndose como una de las marcas de mayor arraigo y posicionamiento en el país.

PUBLICIDAD

El miércoles 30 de abril de 2014 ocurrió un hecho duro para la industria automotriz nacional: la nómina de empleados de la Compañía Colombiana Automotriz entraba a vacaciones indefinidas. En la práctica, esto significó que la empresa que ensambló por tres décadas hasta ese día los automotores Mazda, cesaba sus operaciones.

Pero el golpe no fue sólo laboral o económico. Esta noticia trajo igualmente un impacto emotivo en el fiel automovilista colombiano al saber que una gran marca ya deja de ser parte de la industria local, aún cuando su permanencia en el mercado está garantizada.

Mazda fue la primera de las casas niponas en establecerse en el país y representó una evolución que a la vez fue revolución en los años 80. El colombiano que progresaba, pasaba a Mazda.

Mazda 626, 1980

Mazda 626, 1980

PUBLICIDAD

Etapa previa a la CCA

Los orígenes de Mazda en Colombia se identifican con casi total claridad en 1979, cuando se abrieron las importaciones y emergieron las marcas japonesas.

Hasta entonces, lo máximo que reconocía el colombiano acucioso, eran anuncios publicitarios en revistas de alcance latinoamericano, como Visión en 1963, cuando Mazda buscaba representantes para su modelo Carol, o en Selecciones del Reader’s Digest hacia 1973 con el 808. Incluso se habla de alguno de sus motocarros circulando en Cali en los años sesenta o de ejemplares de importación aislada en la década siguiente.

mazda colombia, historia de mazda en colombia

Mazda 929 HB (Coupé)

Para cuando Mazda ingresa oficialmente al país, su evidencia en vitrinas y calles quedó representada en la segunda generación del 626, inmediatamente anterior a la que se armaría en la CCA, la pick up B1600 de faros dobles redondos y compuerta trasera con la marca en tipografía genérica, algunos 323 de cinco puertas iguales a los futuros nacionales, el lujoso 929 sedán y un avanzado cupé de faros retráctiles y futurismo rectilíneo: el 929 de la serie HB.

Como aparatos realmente exóticos llegados privadamente, cabe recordar algunos deportivos RX7 de motor rotativo Wankel.

Mazda B1600

Mazda B1600

“El reto japonés”

Antes de este eslogan que lanzó Mazda como producto nacional en 1983, los modelos antes citados se promocionaban en prensa y TV bajo dos simples palabras: “Cosa Seria”. Mientras tanto, la CCA conocía su primera gran crisis: Fiat, su socia hasta entonces, cerraba sus actividades y el banquero Salomón Kassim tomaba el control comenzando un empalme que tomó todo el año. El ambiente productivo del país estaba en efervescencia.

En octubre de 1983 vio la luz el primer Mazda colombiano, que en realidad fue la pick up B1600, similar a la importada pero de faros rectangulares y compuerta de platón en la tradicional tipografía de la marca.

Aunque este estreno se considera el del primer producto nacional de marca japonesa, en realidad le gana por un año la Luv del mismo origen y segmento; pero oriunda de Isuzu con marca Chevrolet. El que si es comprobadamente considerado como primer automóvil de pasajeros japonés ensamblado en Colombia, es el Mazda 323.

PUBLICIDAD

Mazda 323 1.500

Mazda 323 1.500

Correspondiente a la quinta generación mundial del Mazda Familia, el 323 cayó en un excelente momento. De una vez entró a enfrentarse con los otros dos grandes lanzamientos de la industria nacional en ese momento: el Renault 9 y el Chevrolet Chevette de cuatro puertas. Los tres protagonizaron la primera gran guerra en el mercado automotor de los años ochenta.

El 323 pegó de inmediato por su línea conservadora pero moderna, alto nivel de equipamiento y la magnífica reputación del producto japonés. Con un motor de 4 cilindros, 1500 c.c. y caja de cinco cambios hacia adelante, la gama se amplió casi de inmediato al hatchback de 5 puertas con motor 1300 c.c. y caja de cuatro marchas.

Estas líneas perduraron por dos exitosos años; pero antes de su primer aniversario, el sedán más básico también era pintado de negro y beige como taxi, y le llegaba un hermano mayor a la cadena de montaje: el Mazda 626.

Mazda 626 LX

Mazda 626 LX

PUBLICIDAD

Superioridad en las calles

Lanzado en el segundo semestre de 1984 bajo configuración de sedán denominado L, el 626 iniciaría una carrera exitosa de más de dos décadas cuando CCA lo presentó. Sus primeros tiempos fueron críticos por poca adaptación al medio, pero triunfó como carro aspiracional aún cuando conoció muy brevemente, de acuerdo a los parámetros de entonces, el servicio público.

Poco después conocimos el LX de cinco puertas, con diseño avanzado y altamente funcional, y el GLX, de dos puertas, con alma netamente deportiva. Con la llegada de éstas nuevas versiones, el 626 se convirtió en el primer carro colombiano en portar tablero digital, elemento que tuvo un estreno problemático.

mazda colombia, historia de mazda en colombia

Mazda 626 GLX

Salvo el Renault 18 GTX, todos los demás competidores nacionales como el posterior Renault 21 o el Chevrolet Monza, incluyendo los reemplazos de éstos, estuvieron siempre en inferioridad de condiciones frente al 626. La publicidad reforzaría después el fenómeno con la recordada campaña de “El mío sí” que buscaba recordarle al usuario que los elementos que ofrecía el Mazda, otras marcas no los tenían en sus modelos.

En 1985, toda la gama 626 se unificaría bajo la denominación “Nueva Raza”, promocionada con actores del teatro Kabuki. La mitad de la década haría evolucionar a Mazda en Colombia, al conocer el 323 su primera gran renovación de líneas en 1986, con la llegada de las versiones NS, NX y HS. La pick up B1600 le cedía paso a la más robusta B2000 en 1987.

PUBLICIDAD

Lea también: Video – Así promocionaba Mazda sus 626 con tablero digital y espejos eléctricos hace 30 años

Mazda 323 Coupé

Mazda 323 Coupé

El sol naciente

En 1988, los autos conocen mayores evoluciones. El 323 involucra nuevos faros; pero es más importante aún la ampliación de la gama a la Station Wagon y al Coupé. Por primera vez en Colombia, una misma referencia cubre la mayor variedad posible de mercado haciendo gala de una perfecta extensión de línea.

El Mazda 323 Coupé se posicionaba como el modelo de ingreso económico a la marca pese a su presencia deportiva y personal. En éste marco, una nueva guerra publicitaria se gestó en ese año contra el gran símbolo patrio, el Renault 4, con una campaña que haciendo uso de prácticas inadecuadas buscó posicionar el nuevo modelo japonés por encima del tradicional auto francés. Por el lado del 626, las líneas evolucionaron y la gama se etiquetó bajo la denominación Asahi.

mazda colombia, historia de mazda en colombia

Mazda 626 L Asahi

De este modo Mazda finalizaba los años ochenta con absoluto éxito. El colofón de la década tiene lugar en noviembre de 1989 con otra revolución que cambaría esta vez al segmento del transporte mediano: el advenimiento del camión Mazda T Turbo Diesel. Las líneas de este camión chato nipón controvirtieron de una vez y para siempre el reinado de los camiones americanos por economía y capacidad.

El éxito de la línea T motivó la respuesta de Colmotores dos años después con el NPR de Isuzu. Pese al impacto inicial del Mazda T, no duraría una década y saldría del mercado por problemas de homologación ambiental.

Lea también: En imágenes y video – Así es el “Classic Mazda Museum” que se inauguró en Alemania

Mazda Allegro Hatchback

Mazda Allegro Hatchback

Una nueva década

La llegada de la apertura económica no plantearía mayores cambios en la gama que se vería enriquecida por modelos importados como la minivan MPV, el Astina, el pequeño 121, los deportivos RX, el lujoso 929, el MX-6 y muy especialmente el MX-5 (Miata) de 1991, icono de la marca que se convirtió un objeto del deseo. Por importación particular, llegaron al país unas cuantas 626 Asahi Station Wagon.

Ante el rezago que ya representaba la antigüedad de la línea 323, la marca presentó en 1995 el Mazda Allegro, en versiones sedán (323/Familia octava generación) y hatchback (Mazda Lantis 5 puertas) con motorizaciones de 1300 y 1600 c.c, gama ubicada en nuestro medio como producto intermedio entre la gama 323 y el 626.

mazda colombia, historia de mazda en colombia

Mazda Allegro Sedán

Los Allegro conocieron una evolución generacional en 1999 correspondiente a la novena generación mundial del 323/Familia, y llegaron a tener un “hermano gemelo” en las líneas de la CCA: el Ford Laser de 1998 con las mismas cilindradas; pero solo en versión sedán con baúl con la marca del óvalo azul. La producción del Allegro estuvo vigente hasta 2008.

El segundo chance del óvalo fue la pick up Ford Ranger también de 1998, hermana de la línea B de Mazda que en 1992 subió a las referencias 2200 y 2600 y para 1997 ofrece ya la versión de doble cabina. Estas referencias se montarían hasta 2007 al ser reemplazadas en su totalidad por la serie BT-50.

Por el lado del 626, en diciembre de 1990 aparecen las cajas automáticas y los motores con doce válvulas; mientras desaparece paulatinamente el coupé GLX. En 1993 se lanza la tercera generación del 626 bajo la denominación Matsuri en versiones Sedán y Hatchback. A su vez, el 626 L se ensamblaría hasta 1997.

También le puede interesar: Mazda MX-3, un deportivo muy personal

Mazda 6

El Nuevo Milenio

Pese a su éxito, el 626L Asahi sería reemplazado en 1998 por la denominación Nuevo Milenio que luego se llamó 626, a secas. En el Salón del Automóvil de 1997, el tradicional 323 tendría su actualización final para los siguientes siete años suprimiendo la SW y quedando el Coupé, hatchback HS y los sedanes NS y NX, junto con los taxis NE de los cuales se importaron algunos ejemplares de Ecuador.

En 2004 finaliza la producción del venerable Mazda 323 para darle paso ese año al Mazda 3 y al Mazda 2 en 2008, más modernos y mejor dotados, ambos en versiones sedán y hatchback. El 626 llegaría hasta 2007 aun cuando su reemplazo, el Mazda 6, había llegado en 2003.

Pero no todo fueron éxitos: Con solo cuatro años en producción y hoy tan escaso como desconocido, el Demio lanzado en 2005 fue una buena idea de vehículo familiar, tal vez sin una promoción a la altura de sus virtudes.

También le puede interesar: La producción de Mazda 3 superó 5 millones de unidades

Mazda 3

Mazda 3

Termina una época

Era 2008 cuando el Demio salió del mercado, la CCA ya empezaba a agrietarse. La crisis con Venezuela se hacía más evidente, mientras que ya se adelantaban trámites para formar parte de los Tratados de Libre Comercio que Colombia suscribía. Las cargas prestacionales eran altas y resultaba más provechoso importar con aranceles bajos o inexistentes.

Por otro lado, Mazda siempre ha sido la marca prestigiosa por la cual el consumidor paga algo más y su ascenso en gamas ya no estaba presupuestado desde la casa matriz para el armado en Colombia.

El proceso se venía rumorando, hasta que finalmente se decidió el cierre de CCA donde en su última etapa se ensamblaron los Mazda 2 Hatchback y Sedan, Mazda 3 (segunda generación, desde 2009) y muy especialmente, las pick ups BT-50.

Mazda 2

Mazda 2

Pero Mazda, tal como lo rezó su eslogan durante la etapa de transición, se quedó “en Colombia, Siempre”. Ahora todo su portafolio es importado con preferencia desde México, donde está su principal fuente productiva para el continente americano y su operación en el país quedó bajo la nueva razón social, Mazda de Colombia S.A.S.

Esta es la única solución lógica para el conductor local que de todos modos no puede evitar la melancolía de recordar los ya viejos 323 o 626, aquellos autos pioneros, e incluso sus antecesores importados cuyo destino deberá ser la conservación original como futuros modelos históricos de los años optimistas en los que Mazda se convirtió, genuinamente, en un Reto Colombo Japonés.

Galería Fotográfica


Textos e Investigación: CAMILO ERNESTO HERNÁNDEZ RINCÓN – Redacción El Carro Colombiano.
Fotografías: Archivo personal Ricardo Plano Danais, Archivo El Carro Colombiano, Marcelo Correa.

Prohibida la copia o reproducción total o parcial de los contenidos aquí presentados sin previa autorización de Publicaciones El Carro Colombiano.

¿Tiene algo que decir? Éste es su espacio:

PUBLICIDAD

Share.

Comments are closed.