Prueba: Chevrolet D-Max LS Doble Cabina Full Equipo 4×4

0

Con una herencia que se remonta a hace algunas décadas, la ahora D-Max de Chevrolet continúa la saga de su antecesor, la confiable pick-up Chevrolet Luv.

PUBLICIDAD

Desde los años 80, la Chevrolet Luv fue un referente de los vehículos utilitarios en Colombia. Con el paso del tiempo, primero ensamblada en la planta de Bosa y luego bajo la producción de Isuzu y distribuida por GM Colmotores. El tiempo ha pasado y ahora, la moderna y potente pick-up Chevrolet D-Max que se ofrece en versiones a gasolina y diésel, y nos demostró por qué ha logrado mantenerse en el gusto y preferencia de los colombianos.

Para esta ocasión, estuvimos al volante de la versión diésel 4×4 doble cabina, que reafirmó con creces sus virtudes, no solo como vehículo de trabajo, sino como vehículo con el que se tiene la suficiente comodidad para emprender un largo viaje, con la confiabilidad que le caracteriza, sin dejar de lado, las bondades propias de un ‘off-road’.

Vehículo Probado: Chevrolet D-Max LS Doble Cabina Full Equipo 4×4.
Precio de Venta: $85.950.000 (Julio/2015)

Puntos a Favor

– Buena iluminación exterior.
– Altura considerable con respecto al suelo ideal para terrenos off-road.
– Gran capacidad de carga en el platón.
– Comodidad en el interior tanto para conductor y pasajeros.
– Selector de modo de tracción electrónico.
– Sistema de asistencia ChevyStar.
– Amplios espejos retrovisores exteriores.
– Excelente respuesta en el acelerador.
– Amplia visibilidad.
– Visibilidad de las cuatro puntas del carro.
– Frenado preciso y puntual considerando el volumen de la camioneta.
– Excelente consumo tanto en ciudad como en carretera.
– Ángulos de ataque y salida.

Puntos por Mejorar

– Transmisión dura y vibración en la palanca
– Sensación de ruido en la cabina
– Primera y segunda marcha demasiado cortas y con gran torque que hacen derrapar el eje trasero
– Sensación de inestabilidad a más de 130km/h en carreteras pavimentadas con sobresaltos.
– Suspensión trasera con gran rigidez haciendo que la camioneta dé saltos cuando no se lleva peso en el platón.
– Insonorización exterior.
– Carencia de pantalla y sistema Bluetooth para el radio.
– En charcos, el agua tiende a caer sobre el parabrisas reduciendo la visibilidad.
– Embrague duro.
– Plásticos interiores que tienden a rayarse.

Chevrolet D-Max

Diseño Exterior

En el exterior encontramos un diseño revolucionario y un tanto excéntrico, el cual deja a un lado las líneas rectas en la parte frontal para dar paso a formas más estilizadas y redondeadas que hacen más agradable el contacto visual con el vehículo.

Por otro lado, en la parte trasera, las líneas rectas se mantienen pero logran concluir en un contraste entre el frontal y la parte posterior logrando así que se vea como un acierto el hecho de mezclar los dos estilos de líneas.

Como ya es característico en los vehículos Chevrolet, la persiana frontal está dividida por una gruesa línea frontal que la atraviesa de lado a lado, y en cuyo centro se visualiza el corbatín que funge como logo de la marca. En la zona superior de la persiana encontramos un bocel cromado que da un toque de elegancia al conjunto, en tanto que los faros dan una sensación de fortaleza y carácter a la camioneta.

Chevrolet D-Max

Diseño Interior

Hacia adentro el diseño es sencillo y sobrio, pero a su vez integra gran cantidad de elementos necesarios al momento de la conducción. Cuenta con materiales suaves y agradables al tacto, a pesar que las partes plásticas merecen un trato cuidadoso ya que tienden a ser susceptibles a rayones y a desteñirse con el tiempo.

Todo está dispuesto para que el conductor opere sin mayor esfuerzo comandos como el radio y aire acondicionado. La visibilidad es buena desde todos los puntos y cuenta con espejos retrovisores exteriores de gran tamaño que reducen el punto ciego.

PUBLICIDAD

Los asientos son cómodos aunque al ser de tela, tienden a almacenar gran cantidad de polvo y tierra si se está viajando por terrenos arenosos o de grava, y estos materiales, junto a la humedad, hacen que la cojinería pierda su tono original.

En la parte trasera, el acceso es amplio y de fácil ingreso, cosa que no suele darse en la mayoría de camionetas pick-up, tanto por la altura que presenta el carro, como el espacio reducido entre sillas.

Chevrolet D-Max

Aspectos Mecánicos

El plano mecánico es una de las grandes virtudes de la Chevrolet D-Max. Cuenta con un motor diésel de 2,500 c.c. turbocargado que genera 130 caballos de potencia, que aunque parecen pocos para mover 2 toneladas, se equilibran con un gran torque de 320 Nm haciendo que el carro no sea pesado ni lento en ningún momento.

El impulso y empuje que el turbo da, se siente de manera progresiva en la cabina, aunque hay que tener presente no sobre revolucionar la camioneta por cuestiones de vida útil del motor. Para ello, es necesario seguir las recomendaciones que se presentan en el manual del conductor o bien en los avisos que están dispuestos en la puerta del conductor donde se muestra el rango de velocidad a la que es óptimo rodar en cada marcha.

Chevrolet D-Max

Experiencia de Manejo

La palanca de cambios tiene un recorrido largo y a veces rígido haciendo que el conductor tenga que ejercer fuerza para poder engranar de manera acertada las velocidades, ventaja de ello es que no se hace confusa la posición de cada una de las marchas, así evitando que se introduzca el cambio equivocado.

La sonoridad del motor es proporcional a las revoluciones que se circula, aunque inevitablemente el cascabeleo del motor diésel siempre está presente en la cabina, sin que este sea un ruido molesto o incluso, un elemento distractor que pudiera llegar a incomodar al conductor o los demás ocupantes.

Adelante, la suspensión es muy suave y precisa, haciendo que tenga una estabilidad formidable si se considera el centro de gravedad de la camioneta, sin restarle  comodidad tanto al conductor como al copiloto. En contraste, en la parte trasera, sí se sacrifica un poco la comodidad al tener suspensión de ballestas, pensada para el trabajo pesado para el que está destinada.

Cuenta con un sistema de propulsión ubicado en el tren trasero de forma permanente el cual responde con agilidad, aunque en arranques bruscos es tanto el torque que las llantas traseras tienden a patinar; situación que es controlable con levantar un poco el pie del acelerador.

Por otra parte, cuenta con sistema de tracción total para terrenos de arena y grava con el cual se puede circular a velocidades de hasta 100Km/h, o bien con sistema de bajo, ideal para terrenos de barro, o ascensos por terrenos escarpados donde se necesita un torque mucho mayor.

PUBLICIDAD

Chevrolet D-Max

Comportamiento General

La estabilidad y seguridad está pensada para un manejo no tan duro y agresivo en terrenos de asfalto ya que a más de 150km/h, las curvas se vuelven un tema de riesgo si no se tiene la pericia suficiente para manejar una situación de posible derrape.

Destacamos el comportamiento en terrenos destapados y, aunque la parte de atrás tiende a saltar, no hay un descontrol o pérdida de la maniobrabilidad rodando a velocidades superiores a 50km/h. A pesar que las imperfecciones de la vía se sientan en la cabina, la estabilidad y suavidad de la suspensión hacen que los pasajeros permanezcan en las sillas, evitando así lesiones en la espalda y órganos internos.

En caminos donde la exigencia es mucho mayor, el bajo responde de manera acertada logrando sacar el vehículo de las condiciones adversas que el terreno ofrece aunque hay que tener moderación en la presión que se le ejerce al acelerador para evitar que las ruedas patinen por el torque que el motor eroga.

Chevrolet D-Max

Prestaciones

El vehículo como un elemento de trabajo o carro de casa está bien logrado, ya que ofrece comodidad y dureza para todo tipo de necesidad. Es un carro que da gusto conducir ya que es un carro amplio en todo sentido, haciéndose ver y respetar en las vías tanto en una ciudad como en carretera.

Se mueve con gran versatilidad por las carreteras colombianas las cuales no son fáciles de transitar. Tiene una buena respuesta al momento de realizar sobrepasos por la fuerza y caballaje que ofrece y no es un vehículo que se quede corto en ninguna pendiente, ya que tiene una excelente respuesta incluso en ascensos con una inclinación de hasta 45°.

Cuenta con un gran tanque de almacenaje de combustible, con espacio hasta para 20 galones de diésel con el cual se logra una autonomía, dependiendo del tipo de conducción hasta de 900 kms. En nuestra prueba realizamos un recorrido total de 750kms con tres cuartas partes del tanque en un modo de manejo exigente.

Es muy eficiente en cuanto al consumo, considerando el gran tamaño del motor y el peso del vehículo. En la ciudad el resultado estimado osciló entre 45 y 48 kms por galón, y en carretera, aumentó a 56kms por galón.

Alcanzamos en la D-Max una velocidad de 180km/h en quinta marcha sin sentir forzado el motor aunque con una sensación de elevación del carro en ciertos momentos, debido al aire que circula debajo de la carrocería haciendo riesgosa la conducción a altas velocidades.

Chevrolet D-Max

Equipamiento

Los elementos de confort y seguridad en cabina están pensados para el tipo de vehículo y el público al que se proyecta como futuro comprador.

Cuenta con doble airbag delantero y sistema de cinturones de seguridad de 3 puntos para todos sus ocupantes. En la parte posterior cuenta son sistema ISOFIX para el anclaje de sillas para niños. Ya en cuanto al equipo de serie en sí, tenemos sistema de sonido con entrada USB y AUX con mandos en el timón que hace más cómodo el conducir ya que no tiene que fijar muchas veces la vista en el radio.

El sistema de sonido cuenta con 4 altavoces ubicados en cada una de las puertas y 2 tweeters ubicados sobre la consola frontal del vehículo dando así un sonido de gran calidad para sus ocupantes. El sistema de aire acondicionado, aunque es de accionamiento manual funciona a la perfección haciendo manteniendo una temperatura agradable al interior.

Chevrolet D-Max

Conclusiones

Colombia es un país donde aún se tiene el carro como un medio de trabajo. Por ello, la Chevrolet D-Max es una excelente opción tanto por el respaldo que la marca ofrece como por sus prestaciones.

Es un vehículo muy bien pensado para la topografía nacional, se mueve muy bien en todas las circunstancias que se le pongan además de ofrecer una gran economía en combustible lo cual la hace un gran aliado en temas de trabajo y rentabilidad.

Ficha Técnica del Vehículo Probado

Marca: CHEVROLET
Línea: D-MAX
Versión: LS Doble Cabina Full Equipo, 4×4.
País de Origen: Ecuador
Precio: $85.950.000 (Julio/2015)

Medidas

Longitud: 5295 mm
Ancho: 1860 mm
Alto: 1790 mm
Distancia entre ejes: 3595 mm
Peso vacío: 1905 kg
Capacidad de carga en el platón: 1.345 kilos
Capacidad Tanque: 20 Galones
Puestos: 5

Aspectos Mecánicos

Motor: 4JK1-TC HI
Ubicación: Delantero
Combustible: Diesel
No. Cilindros: 4L
Cilindraje: 2.500 c.c.
Alimentación: Inyección Directa por sistema Common Rail – CRDI
Potencia: 130 caballos a 3.600 rpm
Torque: 320 Nm a 1.800 – 2.800 rpm
Relación de Compresión: 18:1
Transmisión – Caja: Manual 5 Velocidades
Consumo estimado: Ciclo Mixto 48 km/galón, Ciudad 45 km/galón, Carretera 56 km/galón.
Tracción: 4WD
Frenos: Discos de 14 pulgadas adelante y Tambor de 15 pulgadas atrás
Llantas Ancho/Perfil/Diámetro: 245/75 R16
Dirección: Asistida hidráulicamente

Pruébelo usted también
Informes: Concesionarios Chevrolet en todo el país. Vehículo importado por General Motors Colmotores.
Web: www.chevrolet.com.co

Galería Fotográfica


Equipo de Redacción y Producción Revista Virtual El Carro Colombiano.
Prueba y fotografías: Nicolás Ramírez Ordóñez
Textos: Nicolás Ramírez Ordóñez – Diego Alexander Sánchez Acosta.
Corrección de estilo y Dirección General: Óscar Julián Restrepo Mantilla.

Prohibida la copia o reproducción total o parcial de los contenidos aquí presentados sin previa autorización de la Revista Virtual El Carro Colombiano.

¿Tiene algo que decir? Éste es su espacio:

PUBLICIDAD

Share.

Comments are closed.