1985: Tiempos difíciles también en el sector automotor

0

Como en muchos otros aspectos de la vida nacional, hace 30 años para el sector automotor colombiano las cosas no parecían estar muy bien.

PUBLICIDAD

Este año se cumplen 30 años de dos hechos luctuosos para Colombia. Primero, un golpe que recibió el poder judicial el 6 de noviembre de 1985 con la toma al Palacio de Justicia por parte de la guerrilla del M-19 y el consecuente contrataque por parte de las Fuerzas Armadas, y una semana después, la avalancha de Armero causada por una erupción del volcán Nevado del Ruíz que acabo con la vida de 25.000 seres humanos.

La industria automotriz, por su parte, recibió en aquella época todo el peso de hechos económicos como la crisis financiera de 1982, la reforma tributaría de 1983 y las fuertes devaluaciones del año siguiente.

Y para rematar, el arma de doble filo que fue el cierre de importaciones del gobierno de Belisario Betancur en el que las ensambladoras quedaron con todo el mercado a su disposición, pero sin hacer nada para mejorar su competitividad.

Chevrolet Luv 2000

Chevrolet Luv 2000 estacionadas en los patios de Colmotores sin poderse comercializar. Fotografía: Archivo de El Tiempo.

En los patios

No habían reglas claras para la homologación de los vehículos que se ofrecían en el país, dando lugar a un episodio que produjo cuantiosas pérdidas a Colmotores con 1.500 unidades de la Chevrolet Luv 2000 (luego conocida como Trooper) ensambladas en 1982, que duraron más de dos años guardadas en los patios de la fábrica porque el Gobierno Nacional no les otorgó la homologación para que fueran comercializadas.

En ese contexto, tuvo lugar a principios de 1985 un enfrentamiento entre el Gobierno y General Motors con amenaza por parte de esa corporación de vender sus activos en el país e influir en el FMI para negar al país un necesario crédito Jumbo de 1.000 millones de dólares. A la administración Betancur no le quedó otra opción sino ceder y las camionetas en conflicto finalmente se ofrecieron al público.

Los precios de los vehículos eran manejados por el Gobierno en forma obtusa y hasta abusiva. El poder ejecutivo nacional estaba en una posición muy cómoda frente al sector pues tenía acciones en dos ensambladoras de vehículos a través del Instituto de Fomento Industrial.

Renault 9 GTS

Renault 9 GTS

Mercado cerrado

A pesar de que las importaciones estaban cerradas, se permitió por mediante licencias previas la importación de camperos, ya que existían políticas que no permitían que este tipo de vehículos se armaran en el país, y curiosamente de carros de alta gama. La crisis era tal, que incluso habían inventarios de automóviles importados modelo 1981 y 1982 cero kilómetros en varias marcas, como Honda, Subaru, Toyota y AMC.

Los clientes solo podían escoger entre los modelos de las tres marcas con planta ensambladora en nuestro territorio: Renault armados por Sofasa, Chevrolet construidos por Colmotores y Mazda ensamblados por la hoy desaparecida Compañía Colombiana Automotriz (ver artículo).

PUBLICIDAD

Según cifras de Acolfa, en 1985 los colombianos compraron 43.459 vehículos de los cuales 39.059 eran de ensamble nacional, 1.959 importados, 165 automóviles comerciales y 2.273 camperos.

Mazda 626 GLX

Mazda 626 GLX

Lanzamientos del Año

A pesar de las pocas opciones, no faltaron las novedades. En este aspecto, el acontecimiento del año fue el lanzamiento del Chevrolet Monza, vehículo sedán de origen Opel y tropicalizado en Brasil que llegó a nuestro país con gran despliegue publicitario que lo anunciaba como “un carro de película”. Equipabamotor de 1.8 litros capaz de entregar 83 caballos de potencia a 5.600 rpm y torque de 100 libras-pie a 3.200 rpm., Carburador Solex H35 Alfa 1 y transmisión manual de 5 velocidades.

Otros vehículos que llegaron a lo largo del año fueron el Renault 9 GTS con motor 1.4 litros y frente similar al Renault 11, y el coupé deportivo Mazda 626 GLX con motor 2.0 litros, que de algún modo buscaba encarar al R18 GTX. Entre los camperos importados se destaca la llegada en pocas unidades de la Toyota Land Cruiser Serie 70.

Renault 18 GTX 2 litros

Renault 18 GTX 2 litros

Modelos 1985 por marcas

En la oferta corriente de las marcas y adicional a los lanzamientos ya mencionados, Renault iniciaba su gama con los inacabables R4 Base y R4 Master, única opción del mercado en el segmento popular; el R9 GTL con motor 1.300 c.c, el R18 en versiones TS de motor 1.4 litros y GTX 2.0 litros; considerado entonces el carro más veloz en el mercado local. Los Renault 18 se ofrecían en opción de carrocería Sedán y Break (station wagon).

También le puede interesar: Renault 9, un Guerrero Urbano

Chevrolet Chevette

Chevrolet Chevette

Chevrolet empezaba su línea con el Chevette, un vehículo de motor 1.4 litros y tracción trasera. No fue del gusto de la clientela de carros particulares pero gracias a sus virtudes de durabilidad y mantenimiento a bajo costo fue un éxito en el servicio público.

En el tope de gama del corbatín estaban las últimas unidades del Chevrolet Celebrity, con motor 2.8 litros y 6 cilindros en V. Un año antes habían sido objeto de ligeros cambios externos y mejoramiento del equipo de serie, incluyendo vidrios eléctricos. Tampoco se lograron los resultados esperados pues los compradores colombianos comenzaban a sentirse atraídos hacía las líneas asiáticas.

Mazda 626 L

Mazda 626 L

PUBLICIDAD

Mazda era considerado lo más moderno en materia de carros. La gama empezaba con el 323 hatchback con motor 1.3 litros y seguía con el 323 sedán con motor 1.5 litros, como productos de gama media-baja.

Continuaba el Mazda 626 L, un sedán con motor 1.8 litros y equipamiento básico, y el 626 LX, hatchback con un equipamiento mejorado que incluía tablero digital y asientos para el conductor y pasajero con memoria de posiciones. Hacia el mes de mayo se incorporó a la gama el 626 GLX mencionado líneas atrás.

También le puede interesar: Mazda en Colombia, memorias de un Reto Japonés

Chevrolet Luv 4x4

Chevrolet Luv 4×4

Camperos, Utilitarios y Gama Premium

En la línea de comerciales, la Chevrolet LUV de motor 1.6 litros dominaba el mercado de pick ups, y su competencia era la Mazda B-1600. Ambas habían logrado desterrar la cultura por las camionetas americanas con su eficiencia en combustible y una buena capacidad de carga, mientras los camiones eran monopolio de Colmotores con el C-30 de tamaño medio y el C-70 de mayor tamaño.

Didacol importaba los Daihatsu Rocky en pocas cantidades y las últimas F20, Dinissan traía las Nissan Patrol serie 160 en versiones de dos puertas y wagon, Distoyota con las últimas unidades de la Land Cruiser FJ40 (ver artículo) y las Station Wagon de fabricación japonesa y de ensamble venezolano en menor medida, los Suzuki SJ410 y las Mitsubishi Montero importadas por Motorysa.

La oferta en el segmento Premium era notablemente reducida, frente a lo que conocemos hoy. Autogermana importó buenas cantidades de BMW Serie 3 E30 y en menor medida algunas unidades de la Serie 5, en tanto que la empresa Automercantil hizo presencia con los Mercedes-Benz 190E (W201), los primeros Clase E (W124) y los W123.

Mazda 626 LX

Mazda 626 LX

Curiosidades de la época

En materia de equipamiento, lo usual en vehículos de gama media-alta era ofrecer como opción el aire acondicionado, radio con reproducción de cassette y con perillas para sintonizar las emisoras y para aumentar y disminuir el volumen, y la pintura metalizada. Los Mazda más costosos incluían radio de fábrica con casetera independiente.

Los camperos se importaban sin cabina en aras de la reducción de costos a favor de sus importadores, por lo que floreció el negocio de la construcción de cabinas por diversas empresas nacionales deproductos derivados de fibra de vidrio. Algunas de estas incluían en su plan de negocios la modificación de las carrocerías de las pick ups según la necesidad de los clientes.

Finalmente, ante la baja demanda de vehículos nuevos por su alto costo, las trabas a nivel financiero y el reducido nivel del poder adquisitivo del colombiano promedio, la mejor opción era el carro usado, que debido a la mayor demanda se apreciaban fuertemente los precios de los modelos más comerciales como en el caso de los Renault y algunos modelos de Fiat como el 147 y el 131 Mirafiori.

En Video: Lanzamiento del Chevrolet Monza en Colombia


Textos e investigación: Fabián Rojas Castañeda – Redacción El Carro Colombiano.
Corrección de estilo y Dirección General: Óscar Julián Restrepo Mantilla.
Fotografías: Archivo El Carro Colombiano, Revista Motor – ediciones varias, Material digitalizado por Marcelo Correa.

¿Tiene algo que decir? Éste es su espacio:

PUBLICIDAD

Share.

Comments are closed.