Toda una estrella: Renault 18 GTL Break 1982 de William Soto

0

William Mauricio Soto, nacido en Honda (Tolima) pero residente en Bogotá, nos cuenta su historia con ésta Renault 18 GTL Break que se ha convertido en toda una estrella de televisión y de eventos por sus características y su excelente estado de conservación.

PUBLICIDAD

Comenzando 2010 estaba en la búsqueda de un vehículo más reciente pues tuve que deshacerme de mi carro del año 85 que estaba en malas condiciones y me estaba llevando a la ruina. Cuando tenía algo de dinero ahorrado empecé a buscar, pues quería un auto que no superara los 10 años y que fuera económico y comercial pues aún no aplicaba para la aprobación de crédito para carro nuevo.

Era una situación que tenía que resolver cuanto antes pues por mis actividades necesito desplazarme casi a diario por toda Bogotá y alrededores. Por simple casualidad visitando a un buen amigo vi en el garaje de su casa a la que llegaría a ser la protagonista de esta crónica.

Estaba allí guardada hacía poco tiempo pues en esos días la habían trasladado hasta allá para venderla por petición de sus propietarios, unos familiares de mi amigo dueño de casa.

Renault 18 GTL Break 1982 de William Soto

Amor a primera vista

Siempre me han interesado los automóviles, tanto los viejos como los modernos, y gracias a ese conocimiento que había venido adquiriendo entendí lo interesante que se veía esa “break”, pues su carrocería estaba casi perfecta sin rastros de trabajos de latonería, tanto así que casi medio carro aún tenía la pintura de fábrica aplicada en ese momento 28 años atrás.

Por diferentes circunstancias el carro estuvo guardado durante varias épocas, de ahí que en su odómetro se podía leer el número 88.323 de kilómetros originales, verificables con el estado de conservación del vehículo tanto de su carrocería, tapizados, pisos, alfombras y demás.

Renault 18 GTL Break 1982 de William Soto

Regresé a casa emocionado contando que iba a comprar una Renault 18 GTL Break modelo 1982. La noticia no cayó muy bien pues les parecía una locura que yo fuera a comprar un carro aún más viejo que el que tenía antes y que casi a diario me sacaba plata en reparaciones y en toda la gasolina que se bebía en cada recorrido.

Yo argumentaba que ese carro lo compraría aún en el caso hipotético en que no tuviera motor pues este último yo lo conseguiría en el “siete” pero una carrocería en esas condiciones es prácticamente imposible de encontrar hoy en día.

También le puede interesar: Los años tenebrosos del sector automotor – 1982, el “boom” de los importados

PUBLICIDAD

Renault 18 GTL Break 1982 de William Soto

Luego de una pequeña restauración…

Una vez la tuve en mis manos, la llevé a un buen taller de pintura para que le hicieran algunos retoques ya que tenía una sumidura, le faltaban 2 boceles así como las copas de sus ruedas. También sus bómperes de metal estaban envejecidos y algo torcidos, entonces era necesario hacerlos cromar para que quedaran como nuevos.

Quise que fuera así porque no quería que nadie la viera sino hasta el día de su “presentación en sociedad” a través de Internet. En esa pequeña restauración intervine activamente junto con el dueño del taller convirtiéndome casi en un trabajador más del mismo pues yo me hice cargo de ciertos detalles logrando resultados tan satisfactorios que sorprendieron al jefe del lugar llegándome a decir que yo debería trabajar con carros.

Renault 18 GTL Break 1982 de William Soto

Luego de 2 semanas de trabajo el paso seguido fue hacer el “estudio fotográfico”. Invité a una amiga para que me acompañara a diferentes lugares de la ciudad para hacer las fotos, pasando por la Circunvalar e inclusive tomé una frente al concesionario Renault que la entregó cero kilómetros a su primer propietario por allá en 1982.

Una vez presentada a mis amigos el suceso fue tal que sus buenos comentarios y felicitaciones me motivaron mucho más para darla a conocer en el ámbito de los vehículos de interés especial.

Renault 18 GTL Break 1982 de William Soto

Empecé a llevarla a eventos relacionados con el tema. En mi primera visita a Vehiclásicos C.A.V.A. me hice amigo de Camilo Ernesto Hernández Rincón, tal vez el primer admirador declarado de mi vehículo, tanto así que hizo las gestiones para llevarla a participar en el XV Desfile de Autos Antiguos y Clásicos de la Feria de las Flores de Medellín, evento que sin duda, es la más importante concentración de vehículos históricos en nuestro país.

Al principio yo no lo podía creer pues se sabe que solo entran carros de 35 años o más de fabricados. Pero ese año (2010) fue una versión especial en homenaje a los modelos de producción nacional, entonces aplicó para participar.

También le puede interesar: Dodge Coronet 440, primer automóvil ensamblado en Colombia

Renault 18 GTL Break 1982 de William Soto

PUBLICIDAD

Una estrella sin caprichos

Muchos que vean mi carro pensarán que permanece guardado y que no lo ando a más de 20. Pues todo lo contrario. Mientras no haya pico y placa lo saco todos los días pues junto con mi computador y mi celular es mi herramienta de trabajo y la hago funcionar en todo su régimen, pues para eso los hacen.

Cuando toca ir rápido se comporta muy bien así como soporta sin recalentarse en los cada vez peores trancones de la ciudad. Su consumo de combustible es muy moderado equivalente y hasta notoriamente inferior a algunos vehículos similares último modelo. Casi no me pide nada. Varias veces he olvidado mirar durante semanas el tanque del agua del radiador y lo he encontrado seco y la máquina ni se inmuta.

Renault 18 GTL Break 1982 de William Soto

Solo le hago el consabido mantenimiento preventivo de frenos y suspensión, sincronización y cambio de aceite que no puede faltar. Siempre pasa de una las revisiones tecnicomecánicas. Sólo me ha dejado “tirado” una sola vez y eso fue por un error infantil que cometió un mecánico al instalar mal un eje nuevo.

Puedo llegar a los lugares más exclusivos y estacionar sin complejos al lado de los más ostentosos vehículos, conductores de otros carros se quedan mirándola y cuando la llevo a exposiciones la comentan y le toman fotos.

Tiene muchos admiradores aquí en Colombia, México y Argentina quienes le dan “Like” y escriben los mejores comentarios de las fotos que posteo. Y como si fuera poco, han empezado a pedirla para producciones de televisión y su debut será en la serie “Escobar el Patrón del Mal“, producida por Caracol Televisión. Nada de esto sucedería si hubiera comprado el carro reciente y convencional que yo quería.

Renault 18 GTL Break 1982 de William Soto

Una joya en buenas manos

Me gusta mi carro y no lo vendo por ninguna plata. De hecho estoy en planes de estrenar vehículo próximamente pero mi R18 se quedará conmigo y me seguirá ayudando en labores para las que mi juguete nuevo de plástico no servirá. Pero tampoco estoy tan loco (todavía) como para saludarla y hablarle como hacen otros amigos míos con sus naves o incluso con la mía.

Aunque parezca todo lo contrario, conservar mi carro así es, en buena parte, un acto de rebeldía, porque es una manera de demostrarle a la sociedad que un auto puede mantenerse como nuevo y funcionar durante años. Y sin meterme en el discurso ecológico, demostrar que es un desperdicio y un atentado contra el planeta producir y desechar prematuramente tantos vehículos automotores como lo hacemos en la actualidad.

Renault 18 GTL Break 1982 de William Soto

¿Que un carro “viejo” consume más combustible? Obvio. ¿Que contamina algo más? obvio. Pero: ¿Cuánta energía consumimos y cuánto recalentamiento global producimos cada día fabricando y desechando carros de manera exagerada? alguien que cambie de carro cada 3 años habrá consumido 10 desde 1982. Mientras que este ya está hecho y funciona bien desde hace 30 años.

Entonces, ¿quién está produciendo más efecto invernadero? No digo que debemos quedarnos con carros viejos, sino que hagamos durar más y en óptimas condiciones los que compramos.

Renault 18 GTL Break 1982 de William Soto

Así mismo, sería bueno que vehículos como este hagan caer en la cuenta a las autoridades de que no se pueden echar en el mismo saco a todos los carros entrados en años porque no todos son antiestéticos, contaminantes, peligrosos e inservibles y que sean diferenciados de otros como este que funcionan y se mantienen tan jóvenes como desde el primer día.

También le puede interesar: Avistamiento – Un IKA Renault Torino argentino en Colombia

Renault 18 GTL Break 1982 de William Soto

Me he fijado el objetivo de que mi camioneta sea el primer Renault 18 de Colombia en obtener las placas de carro “antiguo”. Y no sería nada difícil porque considero que si la certificaran hoy obtendría unos 90 puntos sobre 100 de los 75 mínimos necesarios. Todavía tengo tiempo de completarle algunos detalles.

Pero si otro se me adelanta no importa, todo sea por amor a los Renault 18, uno de los productos que mejor han hecho historia en la industria automotriz colombiana con más de 45.000 unidades producidas entre 1981 y 1987.

Renault 18 GTL Break 1982 de William Soto


Fotografías: William Mauricio Soto – Óscar Julián Restrepo (Director Revista Virtual El Carro Colombiano).
Textos: William Mauricio Soto, Especial para Revista Virtual El Carro Colombiano.

¿Tiene algo que decir? Éste es su espacio:

PUBLICIDAD

Share.

Comments are closed.