Renault 9 en Colombia: Historia de un guerrero urbano

0

Pese a que aún vive en nuestra cotidianidad, su lugar en la historia está asegurado. El Renault 9 nació con estrella en Colombia y su acogida a lo largo de sus diecisiete años de producción no fue inferior a la expectativa.

PUBLICIDAD

Ha sido el transporte familiar de muchos colombianos de clase media desde los años ochenta, además de estar presente en el servicio público de pasajeros, competir en carreras y representar una forma de vida sobria dentro de las innovaciones de su momento.

Para entender aún más el éxito nacional del R9, es necesario asumirlo desde su concepción original en Francia, el desempeño mundial que le valió los títulos de Auto del Año en Europa y Estados Unidos, y obviamente, el papel que le correspondió jugar desde su lanzamiento.

Etapa de Gestación

Este vehículo era el heredero de la tradición Renault de autos económicos cuyo gran antepasado es el Dauphine de los cincuenta (y aun el Juvaquatre de preguerra); pero su inmediato antecesor del segmento C fue el poco exitoso Renault 14, y también en parte del Renault 12 a nivel mundial.

En Colombia protagonizó un cambio cultural junto con el novedoso Mazda 323 y con la versión sedán con baúl del Chevrolet Chevette, reemplazando en casa al Renault 6.

Renault 9

Auto del Año 1982 en Europa

En 1977, con el fantasma de la crisis petrolera del medio oriente, y con el pronto cierre del acuerdo para hacer motores con PSA Peugeot, Robert Opron, exdiseñador de Citroën, se integró a la Regie Renault para un nuevo proyecto de la entonces recién definida Clase C europea. Las premisas eran usar motor delantero transversal, economía de combustible, aerodinámica, y uso de plásticos. Opron, bajo dirección técnica de Christian Martin, daría a luz el proyecto L42.

Pasaron cuatro años hasta la presentación oficial del R9 en el salón de Frankfurt, en septiembre de 1981. Pese a portar el mismo motor Sierra del R12; pero transversal, en muchos sentidos se trataba de un automóvil innovador: traía un riel único central de corredera para los asientos delanteros, para no estorbar los pies de los ocupantes atrás.

Suspensiones McPherson delante y semibarras de torsión traseras le daban un andar confortable, encendido electrónico, defensas plásticas poco protuberantes pero con estructura interna de deformación progresiva, novedoso tratamiento anticorrosivo y toda una gama de versiones con nueve posibilidades de acabados y tres motorizaciones: Una de 1100 cc y 47 caballos, o dos de 1400 que ofrecían 60 caballos.

En Estados Unidos se vendió como Renault Alliance, con versiones inéditas a nivel mundial como el coupé con dos puertas y convertible (Alliance GTA) que fabricaron en Kenosha (Wisconsin). Más tarde, cuando apareció el R11 en Europa, USA lo adoptó a su mercado bajo la denominación Encore.

Su consagración se dio en 1982 como Auto del Año en Europa y consecutivamente en los Estados Unidos en 1983. Justamente estas menciones fueron el primer gran argumento de lanzamiento en Colombia. Renault tenía claro que su nuevo producto calaría en los mercados naturales de producción, y fue adoptado casi de inmediato. Salvo el caso argentino que empezó con el R11 en 1984 para luego traer a la producción el R9 tres años después, España, Turquía o Venezuela se lo tomaron casi de inmediato con éxito.

PUBLICIDAD

Renault 9

Renault 9, primera serie. Modificado con rines de lujo.

Presentación del Renault 9 en Colombia

Aquí se lanzó en Septiembre de 1983 en condiciones Sui Generis: Quizás la más evidente era la continuación de un proceso modernizador en Sofasa-Renault desde 1981 con la aparición del R18 que desplazaba al R12. Su siguiente paso era la sustitución del R6 en la gama intermedia.

Esta ensambladora conocía el éxito de una década, mientras sus dos tradicionales competidoras estaban en problemas pese a tener respuestas en simultánea: Colmotores con su Chevette se revitalizaba dos años después con una versión de sedán, y CCA pasaba de Fiat a Mazda con el 323. Estos tres automóvilescambiaban el panorama del automovilista colombiano.

La primera versión del R9 fue la GTL con una planta motriz de 1.397 c.c. que arrojaba 60 caballos de potencia y un equipo básico. Sus bazas de sostenimiento eran el encendido electrónico y las suspensiones. Sólo contaba con asientos en paño sin apoyacabezas traseros, portaobjetos en las puertas, caja de cuatro velocidades más reversa con seguro y luz trasera, ventilador a tres velocidades y rines de lámina con cuatro pernos. Al año siguiente y bajo la denominación TL, apareció como taxi en el color negro con amarillo de entonces.

En 1985 nace el GTS que ya gozaba de carburador bicuerpo, elementos decorativos en color rojo, copas de nuevo diseño, tablero con mayor instrumentación, y muy especialmente, persiana con doble faro cuadrado heredada del R11 europeo. Fue en ese año cuando se convirtió en el auto más vendido de la marca del rombo en Colombia, incluso por encima del Renault 4.

Renault 9

Renault 9 TXE, con rines de la versión “Máximo”.

Evolución en la Gama 2

Europa conocía el primer “lavado de cara” del R9 en el segundo semestre de 1986, consistente en defensas envolventes con babero, una persiana más baja y delgada, limitada por la extensión plástica del cofre más aerodinámica, faros más anchos y stops de lentes ahumados que dejaban atrás el naranja y el blanco.

En marzo de 1987, junto con el lanzamiento del R21, aparecen en el mercado nacional estos cambios estéticos bajo la denominación de Gama Dos. Este nuevo R9, también incorporaba caja de cinco velocidades en una de sus versiones.

Las versiones GTL, GTS, y TL (taxi) continuaron en ese año. Respecto a éste último modelo hay una curiosidad poco conocida: un año antes el gobierno nacional obligó a cambiar a amarillo brillante para el 1º de enero, por lo cual, coincidieron el cambio de línea con la disposición oficial, diferenciando plenamente la generación anterior del R9 en el servicio público. Adicionalmente, era el único R9 sin encendido electrónico del mercado.

En 1988 desaparecieron las denominaciones tradicionales GTL y GTS en favor de las nuevas TSE y GTXque mantenían las mismas características de motores y equipos; pero con nuevas copas y otras posibilidades de color.

A mediados de 1989 aparece la versión TXE totalmente equipada y potente: Motor 1600 cc con 74 caballos, heredado del R21 RS. Mucho más confortable que sus hermanos, contaba cojinería envolvente, radio pasacintas, vidrios delanteros eléctricos, cinturones retráctiles, apoyacodos traseros, bloqueo con telecomando infrarrojo, y muy especialmente, cuatro faros halógenos.

PUBLICIDAD

Al año siguiente aparecería la serie limitada Prestige del TXE del que sólo se hicieron cincuenta unidades:Tapicería en cuero, rines de aluminio, extensiones de carrocería y acabado policromado en negro. En ese momento, el R9 llega a su cesación en Europa en favor del R19, mientras en los Estados Unidos su éxito no alcanzó para salvar a AMC, y en países como Argentina, Taiwán, y muy especialmente en Turquía, continuaba triunfando.

Renault 9

Renault 9 Personnalité 1996, original.

Una nueva década: Los Años 90

El R9 fue la respuesta a la apertura económica de los 90 con la reconversión de sus versiones en 1992: Los nombres Brío, Super y Máximo aparecen para reemplazar las tradicionales denominaciones de letras.

El Brío era el más básico con motor 1300 (planteado como reemplazo inmediato del R4), el Súper, intermedio con igual motor pero de cinco cambios y accesorios, y el Máximo con motor 1600 y todos los refinamientos del TXE, más stops dobles que apenas dejaban espacio para la placa.

Dos años más tarde aparecían dos versiones del Brío (RN y RT), y el Óptimo que era una opción de equipamiento básico, pero con motor 1.600c.c. El Brío gozó de tanto éxito, que dicho modelo fue siempre identificado con esta denominación por si sólo sin ser referenciado popularmente como R9, a diferencia de sus hermanos mayores.

La popularidad del R9 entre los consumidores sobrepasaba su desgaste de línea que para finales de 1996 es objeto de una nueva forma de mercadeo: Personnalité. Por primera vez en Colombia era posible tener un carro realmente personalizado a los deseos de cada comprador, desde el color hasta el motor y el equipamiento.

Esto gracias a un software especial instalado en la red de concesionarios donde se “armaba” el auto de acuerdo al presupuesto del cliente, y con esta información remitida a la planta de Envigado, se preparaba cada carro en dos semanas. Amén de conseguir cerca de 200.000 combinaciones diferentes, cuya principal diferencia a la hora de decidir eran los motores 1.300 o 1.600 cc. Así, volvió a liderar las ventas nacionales. Al año siguiente, y conservando el mismo esquema comercial, comenzaría la etapa final del R9.

Renault 9

Renault 9 Personnalité 1.4 Inyección, 1997.

Inyección de Juventud

Como parte del plan mundial de la marca para poner al día toda su línea, aparece la tercera y última fase; el Personnalité 1.4i con motor tipo Energy de 1.390 c.c., inyección electrónica y 80 caballos de potencia. Con cambios estéticos que venían desde la planta de Bursa en Turquía: Tanto el frente como la parte trasera, manijas de puertas redondeadas, nuevos espejos exteriores, nuevas copas y rines, entre otros detalles, identificaron a los R9 colombianos hasta el final. Esto incluía al de servicio público que ahora se etiquetaba como Taxi Noble.

En 1998, Renault pasó por dos hitos mundiales que refrescarían aún más al R9: su centenario y el mundial Francia 98. En el primer caso, salió, junto con toda la gama Renault, calcomanía y tapicería alusiva con el logo de los cien años. En el segundo se lanzó la versión homónima que incluía el sorteo de dos pases para asistir a la Copa Mundo.

Con este último diseño que presentaba en parte al Megane sedán que se lanzaría en 1999, el R9 particular finalmente se despedía de la producción nacional en junio de ese mismo año. Se planteaba como reemplazo al R19 con el mismo motor 1.4i; pero no fue visto como una alternativa mejorada a su robusto predecesor. Semejante papel le correspondería al Renault Symbol, lanzado en 2001. Justo un año antes, desparece igualmente la versión taxi. De esta forma, el R9 finalmente se desvaneció de la producción luego de 116.150 unidades producidas y 29 versiones durante diecisiete años.

Renault 9

Algunos de los miembros del Club R9 Colombia, con la edición impresa de El Carro Colombiano.

Actualmente, el Renault Logan lanzado en 2005 es percibido por propietarios fieles como su sucesor correcto.

Éstos le siguen reconociendo sus virtudes, tan es así, que aficionados, conocedores y propietarios crearon en 2007 el Club Renault 9 Colombia, que desde entonces se ha encargado de preservar la imagen de este popular guerrero urbano, incentivando su conservación y valor. Sus treinta años en Colombia se cumplieron el 10 de septiembre de 2013, fecha en la cual se pusieron cita, cerca de 60 R9 en Bogotá para celebrarlos.

El R9 está destinado a perdurar como grato recuerdo de las generaciones de fin del siglo XX que tuvimos la fortuna de disfrutarlo.

Galería Fotográfica


Textos: Camilo Ernesto Hernández Rincón – Redacción El Carro Colombiano.
Fotografías: Andrés Felipe Beltrán
Apoyo Logístico: Club Renault 9 Colombia – @CLUBRENAULT9

Producción de la Revista Virtual El Carro Colombiano. Prohibida la copia o reproducción total o parcial de los contenidos aquí presentados sin previa autorización.

¿Tiene algo que decir? Éste es su espacio:

PUBLICIDAD

Share.

Comments are closed.